Mi cirugía de amígdalas | Amigdalectomía

30 enero, 2017 Madrid


  Hace exactamente un año me realicé una amigdalectomía, es una cirugía que consiste en retirar las amígdalas, ya que me enfermaba por lo menos seis veces al año, podía pasar hasta dos días en cama sin poder levantarme.

  Cada vez los síntomas eran más fuertes, me estaba afectando los oídos y hasta respirar. Un día decidí preguntarle a mi doctor sobre la cirugía y me dijo que en mi caso sí era necesaria porque presentaba los síntomas antes mencionados.

  Siempre se ha dicho que las amígdalas son nuestra primera barrera de defensa y era algo que me preocupaba; el doctor me dijo que las anginas son importantes para el desarrollo del sistema inmunológico y respiratorio de los niños pero que después de los 7 años de edad estas ya no cumplen ninguna función.

  Una vez tenía toda la información, me realizaron los estudios preoperatorios y me asignaron fecha para la intervención. La cirugía tardó una hora aproximadamente; fue ambulatoria pero preferí pasar la noche en el hospital.

Amigdalectomia

  Ya en casa dije: "bueno mientras estoy de reposo puedo trabajar desde el ordenador, podré leer, publicar en el blog, etc" y no hice nada nada de lo que tenía programado porque la recuperación fue HO-RRI-BLE.

RECUPERACIÓN
  El primer y segundo día prácticamente no tuve dolor pero a medida que pasaban los días, fue aumentando hasta llegar a la desesperación. Tenía la boca completamente hinchada, incluyendo la lengua, tanto así que no pude hablar en 10 días más o menos, solo susurraba y en los peores días me comunicaba por mensajes de texto.

  En total fueron dos semanas de recuperación, siempre estuve en cama, sólo me levantaba para ir al baño. Pasaba la mayor parte del tiempo durmiendo, ya que estaba muy débil porque no me alimentaba bien. Sólo comía compotas (potitos), natillas, pudín y sopa pero no en grandes cantidades, eran de 3 a 5 cucharadas cada dos horas aproximadamente.

  Recomiendan comer cosas frías para aliviar el dolor pero en mi caso no era así, era todo lo contrario, me producía más dolor.

  Aquí te dejo un antes y después para que veas cómo era mi garganta. Allí se ve claramente el poco espacio que tenía para comer y respirar.

  (En el después, a mi úvula (campanilla) le dio vergüenza salir en la foto jajaja. Solo está escondida, obviamente no me la quitaron)

Amigdalectomia Amigdalectomia

  Un consejo, si eres de las personas que sufres de esto y te enfermas demasiadas veces en el año, habla con su doctor, y si dice que la cirugía es necesaria, hazlo, pero si es todo lo contrario, ni lo pienses.

  Espero que estés bien y nos seguimos leyendo. Recuerda que me puedes encontrar en todas las redes sociales como @anaeleal.



Dormido o no, hambriento o no, cansado o no, siempre se puede hacer algo cuando se sabe que no queda más remedio que hacerlo.
George Bernard Shaw


Publicar un comentario

Copyright © AnitaLeal.Com
Design by Fearne